Consejos | Aire acondicionado

Aire Acondicionado de frío y calor la mejor solución para aclimatar la casa

Cuando llega el frío en otoño, también tenemos tendencia a pasar más tiempo en casa. La temperatura exterior baja y recurrimos a usar mantas y zapatillas para mantenernos calentitos en casa junto con otras fuentes de calor. Una forma de conseguir calor en el hogar es utilizando un aire acondicionado de frío y calor en Madrid


Estos aparatos son una buena solución para aclimatar la vivienda si vivimos en Madrid y todavía no deseamos encender la caldera y, además, nos ayudará a ahorrar energía y dinero.

 

Aire Acondicionado de frío y calor la mejor solución para aclimatar la casa

¿Qué es el aire acondicionado frío-calor o reversible?

Un aire acondicionado reversible es un dispositivo que permite enfriar el ambiente en verano y calentarlo durante el otoño-invierno. Está compuesto de una bomba de calor que ayuda a ahorrar un 50% más de energía que si usamos otros recursos como la calefacción. Esto es así porque la salida de calor es 3 veces mayor que la que necesita el dispositivo para funcionar.
Los sistemas de climatización actuales son más eficientes y precisos. Ofrece la posibilidad de regular la temperatura de manera exacta gracias a una regulación electrónica sofisticada.

 

¿Cómo funciona la bomba de calor?

 

Hoy en día, es el sistema más eficiente en calefacción por consumo, aunque puede no ser suficiente en casos de temperaturas frías extremas.
Para crear calor, el equipo invierte su funcionamiento o ciclo mediante una válvula de inversión, realizando el efecto contrario al proceso de enfriamiento. El calor producido en el compresor es transmitido al líquido refrigerante y, cuando el aire contacta con dicho gas, este se enfría y el aire caliente aumenta su temperatura, siendo expulsado al ambiente.

 

Ventajas de usar el aire acondicionado en calor

Gran parte de los modelos en el mercado actual incluye bomba de calor. A continuación, te contamos algunas de sus ventajas:
Precio competitivo. Podemos encontrar una gran variedad de modelos de este tipo en el mercado y esto hace que los encontremos por precios competitivos. Además, son más baratos que las calderas.
Bajo consumo energético. Las bombas de calor incluyen un compresor inverter que aumenta la eficiencia energética y esto se traduce en un ahorro en consumo eléctrico.
Doble uso. Al instalarlo en el hogar, podremos utilizarlo como aire acondicionado durante los meses de más calor.
No contaminan. Los equipos de última generación, gracias a la tecnología, consumen mucho menos energía y hay nuevos gases como el R-32 que son más respetuosos con el medio ambiente. Además, son más seguros que otros sistemas de climatización.

Consejos para optimizar su uso

Podemos realizar una serie de consejos para mejorar su uso y ahorrar mucha más energía de la que ya consume. Algunos de ellos son:
Poner el aire descendente. El aire caliente siempre sube, debido a que es más denso que el frío. Si las palas se colocan hacia abajo, se evitará que el aire suba rápidamente hacia la parte superior de la estancia. Y eso optimizará más la energía.
Encender el aparato antes. Podemos encender el climatizador una hora antes para que, cuando lleguemos a casa, el ambiente ya esté cálido.
Tener las puertas y ventanas cerradas. Esto concentrará el calor donde realmente se necesite y que no se escape hacia zonas con aire frío.
Encender sólo cuando se necesite. Es bueno encenderlo únicamente cuando lo necesitemos y en las habitaciones donde más tiempo pasemos. Una forma de hacerlo es programar el equipo.
Mantenimiento del dispositivo. Un buen mantenimiento es clave para alargar la vida útil del aparato, respirar aire de mayor calidad y ahorrar energía. La limpieza de filtros, la desinfección del evaporador y la limpieza del intercambiador son esenciales.

¿Cuánto consume una bomba de calor?

No cabe duda que la bomba de calor es el sistema de climatización más eficiente. Cada kWh gastado puede dar hasta 5 kWh de calor en la vivienda. Por ejemplo, en una estancia de 30 m2, un equipo básico tendría una potencia térmica de 2.5 kW y mientras la bomba resultaría de 0.5 a 0.8 kW. En otras palabras, por cada 3 kWh generados de calor, el equipo consume 1 kWh de energía. En definitiva, conseguimos un ahorro importante si utilizamos una bomba de calor.

No cabe duda que contar con un aire acondicionado de frío y calor es uno de los mejores recursos para conseguir mantener calentito el hogar en Madrid durante los meses de más frío.    

es_ES